Tiempo de Poesía

Las hojas caen como si se marchitaran
en los lejanos jardines del cielo:
caen haciendo un ademán de negación.
(Otoño, Rainer María Rilke)

Al personaje le queda la aventura y decir «ha empezado a nevar, jefe».
(Prosa del otoño en Gerona. Roberto Bolaño).


Pum.

Llega el otoño y llega la noche con una hora de adelanto. 

La ciudad cambia de armario, preparándose para un frío que amaga, pero no golpea y nos imaginamos caminando las viejas calles, que ahora nos reciben entre penumbras. Hay intervalos de luz que escapan de los locales comerciales. Locales casi vacíos, de conversaciones en voz baja. Hay charcos de agua  enjuagada, recién llovida, inundando las imperfectas aceras, que pisaremos o saltaremos según el ánimo o el grado de atención que pongamos en el paseo.

Es tiempo de gestos de fotografía de programa de mano o de carta de café, como levantarse las solapas del abrigo, como pelear con el último botón. Como usar un solo guante, el de la mano izquierda, la que sostiene el paraguas.

Es tiempo de sacar la bufanda y apretar sobre el cuello al punto de la asfixia, en un abrazo como solo se abraza en la infancia.

Es tiempo de buscarse alrededor de las velas. 

Tiempo de hoja caduca. 

Pincha aquí para leer la entrada completa


3 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.