ENCUENTROS CON MI HIJA, Autor: Salvador Blanco Luque

Pasaron los años y hoy, domingo, como cada semana, mi hija viene a verme y me cuenta sus cosas: que Laurita ya se ha recuperado del resfriado y ha vuelto al colegio, que Manuel, por fin, se ha decidido a abrir la academia de inglés que tanto tiempo y esfuerzo le ha costado, que ella sigue en el instituto, muy contenta, dando clases de Arte, aunque asqueada de tanto papeleo y burocracia. Sonrío al escucharla, porque ha sido, desde muy niña, más de belleza y ensimismamiento que de informes y horarios. Y ahí sigue, tan pasional como siempre, a pesar de la rigidez del mundo.

Le pregunto por su madre, me dice que está disfrutando unos días en un pueblo de Cádiz con unas amigas. Me alegro mucho, vuelvo a sonreír y siento el salitre del mar acariciar mi rostro. Cuando parece que el día y los temas se acaban, esperando la despedida, entre suspiros, inseguridad y angustia, me abraza tiernamente y en un susurro muy cerca de mi cuello, me confiesa que estoy muerto, que fallecí hace años y que solo ella puede verme. Pero que esté tranquilo, que disfrute del mar y el paisaje, porque para ella es más que suficiente.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.