UN DÍA EL RÍO, Autora: Isabel Jiménez


Un día el río se secó.
Los peces amanecieron muertos
y el color verde de las ovas se tornó amarillo
como la mostaza de Dijon.
Aparté los peces y con ellos hice una pira funeraria.
El humo que desprendía olía a arenque
y era gris como las sombras de la película de Zhang Yimou.
Con las ovas me hice una túnica.
Con el corazón ahumado y con la túnica mostaza
inicié una peregrinación por otros ríos del planeta,
predicando a mi paso, encendiendo piras, tiñendo ovas.
Cuando mi cuerpo acabó a su vez cubierto de escamas
encendí una pequeña hoguera.
Olor a arenque, llamas mostaza.
Y en el cielo, una nube gris como las sombras.

Isabel Jiménez


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.