SONETO XXIII, Autor: Garcilaso de la Vega

En tanto que de rosa y azucena               

se muestra la color en vuestro gesto,                   

y que vuestro mirar ardiente, honesto,                

enciende al corazón y lo refrena;                            

   y en tanto que el cabello, que en la vena               

del oro se escogió, con vuelo presto,                    

por el hermoso cuello blanco, enhiesto,                              

el viento mueve, esparce y desordena;                

   coged de vuestra alegre primavera                     

el dulce fruto, antes que el tiempo airado                   

cubra de nieve la hermosa cumbre.                       

   Marchitará la rosa el viento helado,                   

todo lo mudará la edad ligera,                  

por no hacer mudanza en su costumbre.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .