JARDÍN DE VERSOS, Autor: Manuel Cardeñas Aguirre

No hay cielo que no haya habitado ni bosque que no la sugiera amor;

Todo, hasta lo más nimio, se convierte en esencia según va saliendo de su pluma:

Emily Dickinson;

Ella huye de la trascendencia volando hacia el infinito como si fuera un gorrión

Su mundo:

Una mecedora en un porche, un bol de harina, una masa empastelada,

Un folio durmiendo versos dentro de un baúl,

Un amor ambiguo, una ruidosa soledad,

Una conversación continua con las plantas,

Unos cuantos poemas con flores anudadas,

Soles radiantes entre nubes ceñudas…

Ella. Mujer. Ella. Poeta.

Se estremece como una espiga en contacto con el sol. Se endurece

Como una raíz ante la helada,

Y, al final, nos rocía con el vaho de sus versos:

Aliento fino que se posa sobre cristal delicado,

Perfila una nube con el dedo,

Y, de repente,

Una lluvia se derrama como un desliz,

La humedad de su alma nos empapa y nos impregna;

Ella se encuentra con los días como si cada uno poseyera un aliciente distinto,

¿Qué les pregunta?,

 ¿Qué les pide?:

Nada

Acaso solo le baste bañarse en su blancura de luz,

Respirar sus azules dinámicos,

  Y reconocerse en sus silencios,

En la poesía oculta de su jardín.

Manuel Cardeñas Aguirre

(Fotografía de cabecera: Detalle del herbario de Emily Dickinson)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .