DOS POEMAS, Autora: Isabel Jiménez

POESÍA QUE SE LLEVA EL VIENTO.

Él nunca podía quedar, pero le enviaba besos.
Ella no dejaba de proponerle encuentros, pero no añadía besos a sus mensajes.
Él le escribía cada mañana, pero nunca estaba disponible para ella.
Ella tardaba en contestarle, y le enviaba la cartelera de cine.
Él siempre le daba las buenas noches y le prometía soñar con ella.
Ella le respondía con un escueto mensaje y pasaba la noche soñando con él.
Él le enviaba rosas y promesas de amor, después desaparecía.
Ella conservaba las rosas desecadas y el teléfono cerca.
Él nunca encontraba el valor, solo las palabras precisas.
Ella rebosaba valor y guardaba los besos y las palabras para el momento preciso.
Él, vencido, dejó de enviarle mensajes de amor encriptados.
Ella, resignada, fue borrando las huellas de él desde su concha de caracol

SONIDOS Y SILENCIOS

Me detengo a escuchar el crecimiento de la planta de una sola hoja.

Escucho en silencio, hace mucho que dejo de crecer.

Ahora escucho cómo se despereza una hoja que acaba de nacer.

Escucho en silencio, cada día se estira un poco más.

A la vez, dolorosamente, escucho la agonía de la hoja primera.

La escucho en silencio, oigo cómo se inclina centímetro a centímetro.

A la vez, dolorosamente, escucho el desconcierto de la hoja pequeña,

Y su crecimiento centímetro a centímetro.

Escucho la vida.

Isabel Jiménez

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .