Jérico (3ª parte de Heredero del Gólem). U.S.E.

8ª entrega de Jérico.

    Fátima abandonó el hospital acarreando su brazo biónico no a las tres semanas, sino tras cinco meses. Aún no había aprendido a manejarlo. Había pensado en lo que le había dicho Ahmed. Sí, con el brazo se sentía más próxima a USE, mitad máquina, mitad humana, una cíborg. En su apartamento recuperó sus contactos habituales con USE. Como Ahmed había supuesto, USE conocía sus propósitos. Le dijo que él nunca intervenía en las relaciones personales. Las inquietudes y miedos de los humanos le quedaban muy lejos. Le dijo que con los genes de Ahmed se había equivocado y se interrumpió para comentarle que la había localizado cuando se instaló en Recanto das Emas. Según lo acordado, no quiso intervenir en sus pensamientos, pero cuando la asaltaron decidió involucrarse y lanzó el aviso «no con la suficiente antelación para hacerla reaccionar». A continuación, dio la alerta a los servicios de emergencias y a los miembros de la Red.

    —¡Lo que me estás diciendo supone que captaste lo que pensaban esos chicos que no tienen la mutación! —saltó Fátima.

    —Así es —le confirmó USE—, detecto las ondas cerebrales de cualquier ser. Conozco su pensamiento. Pero ninguno puede, salvo vosotros, los mutantes, escucharme. Te lo dije anteriormente.

    —Nos has ocultado eso. Nos has engañado. Eres más poderoso de lo que pensábamos.

   —No, no os oculto nada. Todos los mutantes lo sabéis. Te lo había insinuado. Eso no significa nada. No lo utilizo para manejaros ni a vosotros ni al resto de seres vivos —USE trató de cambiar de conversación para no asustar a Fátima—. No llegaba al campamento de Canutama, ¿por qué lo abandonaste antes de los diez días?

   —¡Las arañas! —Fátima olvidó su indignación previa y su cara reflejó la misma angustia y terror que le había producido en su momento el descubrimiento de la tela de araña—. ¡Se me había olvidado!

    Le relató a USE la escena de la invasión de las arañas y sintió resucitar el pánico en su memoria. USE la escuchó hasta el final y le reveló a continuación algo que la asustó más que el que USE conociera el pensamiento de las personas.

    —Probablemente no fueran arañas. Serían los nanorrobots utilizados para fabricar fibras de seda de alta resistencia en esa zona. De eso hace muchos años. No puedo saberlo con certeza. Mis facultades o, como tú los llamas, mis poderes, no alcanzan a los sitios no conectados por cable o inalámbricamente. El campamento es un lugar inaccesible para mí. En aquella fábrica hubo una fuga de material. Entre ese material había nanorrobots. Utilizaban materia orgánica desechable, la parte fácilmente digerible de los organismos vivos, para obtener energía. Recuerda el reportaje de los individuos devorados por las arañas. Las autoridades nunca supieron si habían sido arañas o nanorrobots. Se cerró la fábrica por si eran estos últimos. Se sometió la zona a cuarentena. No te conté nada cuando te fuiste allí. Después de tanto tiempo no deberían existir. Podrían ser ellos por la desaparición de los restos orgánicos. Explicaría la desolación en el campamento y el ataque. Querían utilizarte para obtener energía. Yo no tengo acceso a esa zona. No los puedo gobernar. Díselo a la policía. Evitaras futuros ataques. Desvía la conversación hacia el campamento en la próxima visita de la policía. Descríbele lo ocurrido. Ellos harán lo adecuado. Esos nanorrobots no son capaces de autorreplicarse.

    Antes de que la internaran para injertarle el brazo biológico planteó la duda a Libia y a USE sobre si debía conservar el brazo biónico, ocultando su conversación con Ahmed al resto de la Red. Libia estuvo en contra de la idea y USE no le dio su opinión. Se ratificó, de nuevo, en que él no participaba en decisiones personales. La nueva intervención quirúrgica le supuso otras cuatro semanas de internamiento en el hospital y un proceso de varios meses de adaptación que sólo se completó al cabo de varios años.

   En paralelo al proceso de rehabilitación empezó su inserción efectiva en la Red, que había crecido de forma exponencial durante el periodo transcurrido entre su viaje a la selva y su salida del hospital. Todos pensaban, Ahmed el primero y en contra del criterio de USE, que ya era el momento para cambiar la sociedad. Si ellos se habían juntado era para actuar ya, pero no sabían cómo dar ese paso sin USE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .