MIRADAS, Autora: María José Braña

 

   Como cada día, los dos caminaban con paso rápido hacia la estación. El tren pasaba a las ocho en punto. El por delante, ella nunca lograba alcanzarlo. Ambos ocupaban asientos separados, pero siempre cruzaban intensamente su mirada.

   Ella se sentía protegida con su sola presencia y él sabía que no podía llegar más allá; le bastaba la caricia de sus ojos. Hoy no lo vio en el camino, ella se había retrasado. Corrió para alcanzar el tren, agitada lo buscó, allí estaba. Sostenía en sus rodillas al niño que insistentemente repetía: papá, papá.

   Al cruzar su mirada los ojos de él suplicaron perdón.

María José Braña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.