CUERPO, Autor: Rodolfo Yaz

 

 

Al cuerpo lo encontramos con mi hermano. El olor fue lo primero que nos llamó la atención. Con una rama sacamos algunas hojas. Imaginamos muerte tranquila. Parecía dormir. Su cuerpo algo duro, hinchado. Mi hermano consideró oportuno el entierro. Lo propuso. Buscamos otra rama y un lugar de tierra blanda. Las manos ayudaron. Con las ramas empujamos el cuerpo. Vi salir un gusano blanco de la boca. La tierra reflejaba el efecto de la acción. Volvimos a usar las ramas para empujar la tierra. Las hojas secas acompañaban. La rama que yo tenía en las manos la partimos en dos para formar cruz. Era lo habitual. Dejamos pasar silencio. Las manos con tierra mostraban algo. Vamos, dijo mi hermano; vamos, respondí. Al llegar a casa mamá nos esperaba con la cena en el horno. Preguntó, explicamos. Aquella noche corrió viento zonda.

 

Rodolfo Yaz

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .