SELECCIÓN DE POEMAS (I), Autora: Isabel Jiménez

 

 

 

MI BOCA SERÁ UN EJÉRCITO

 

 

En mi defensa,

Mi boca será un ejército.

Rebatiré tus palabras

Con el poder de las mías.

Las formaré para que surjan

Ordenadamente, sin abandonar las filas

En un discurso estructurado,

Sin entregarme al grito o al insulto.

Solo ideas que me sirvan de escudo,

Ante tu insistencia.

Que quedará a ras de suelo,

Sin la posibilidad de un nuevo ataque.

Tú vencido por fin con el poder de la palabra.

 

 

 

EL PRIMER CONTACTO DE LAS LÁGRIMAS

 

 

Se deslizan mejillas abajo y el primer contacto con la piel es tímido,

Como la suave llamada en una puerta incierta.

Después no puedo detenerlas

Y para cuando quiero apartarlas con el dorso de la mano

Toda yo me he convertido en agua salada,

Y me he ido yendo en una huida hacia abajo.

Los surcos blanquecinos, salados,

Me recuerdan que he sido.

 

 

“YO EMBORRONÉ EL MAPA DE LO VULGAR”

 

Con un dedo manchado de harina y huevo,

Después de hacer centenares de rosquillas,

Fui dibujando en las puertas de la casa

Pequeñas flores y mariposas bicolor.

Y con la palma de la mano,

También enharinada, recorrí las paredes,

Las cortinas y las colchas.

Con este culinario capricho

Emborroné el mapa de lo vulgar,

Que nuestra vida me sugería.

Contemplé mi obra, me arranqué el delantal

Y lo arrojé a tu lienzo de ojos y bocas descolocados.

Me calcé unos cómodos zapatos

Y me fui a hacer primavera por las calles

De la ciudad, con las manos aún manchadas.

 

 

LA ESPUMA

 

El roce de tu alma perdida,

La palidez de las cosas,

El gesto cansado y tu voz indiferente,

Ajeno, solitario, en silencio.

Me entrego al pobre sitio sin calma,

Mil barrotes nos separan,

Ciega luz, silencioso instrumento.

Pobre, triste, sin alma.

Te espero en el estanque,

Al borde del agua.

 

 

 

EL RÍO DE LAS COSAS

 

Mi primera muñeca que tenía el pelo quemado, al río.

El diente de leche que se quedó clavado en una manzana, al río.

El cuento en el que la princesa despierta tras un beso, al río.

Los leotardos blancos que me cortaban la respiración, al río.

Aquellas botas que no dejaron crecer mis pies, al río.

La maestra que me introdujo el Catecismo a golpe de regla, al río.

El primer sujetador que me torturó sin consideración, al río.

La amiga que me dejó por otros, y por mi culpa, mi gran culpa, al río.

El novio que solo me quería como amiga… íntima, al río.

La jefa y el jefe que gritan y me empequeñecen, al río.

Los desahucios, la censura, la corrupción,

Los malos de verdad que no salen en los cuentos,

A un pozo ciego desde donde el río no los pueda arrastrar al mar.

 

 

 

 

Isabel Jiménez

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.