BODEGÓN, Autora: Ana Sánchez Huéscar

 

Una mesa de madera marchitada con

simiente de calabaza y corteza de limón.

Plumas de gallina y un cordel de besos

inconexos atados a un frasco

transparente que contiene un amor largo,

delimitado por las sombras,

que apenas deja ver

la vida dormida de las cosas.

Su palpitar inanimado.

 

La tristeza de un racimo de uvas.

Acidez ovalada,

un montoncito de penas prietas

que manchan de llanto la piel de plástico.

Dentro, la melancolía se madura

con el lento transcurrir de las horas,

como si tuviera cerca un sol de miel

dorándole la angustia poco a poco,

azucarándole el néctar de los suspiros.

Mosteada, pegajosa,

tristemente dulce.

 

Dulzura en una fruta de agua

con el sueño escondido entre

hogazas de pan y queso fresco,

ahogando la amargura

de una fuente de almendras.

Queriéndole pedir al amor

que no arañe, que no duela,

que suavice la pulpa de un beso,

la triste alegría de los recuerdos dulces.

 

Recuerdos vistiendo una rosa

con los pétalos que envuelven

las cejas rubias de mi padre,

la bondad sin ladridos de Linda,

y la figura de Luisa, sentada en su puerta,

tomando el fresco.

En el terciopelo de su vestido,

mis ausencias

dibujan una noche y un camino

espolvoreado de estrellas lácteas,

y una niña, cegada de tanto mirar la luna.

Pero esta rosa no vuelve,

mejor no tocarla.

Se llama Nunca.

Y por su tallo resbala

la dulce tristeza de los locos

tocando un blues esmerilado.

 

La nostalgia late macerada

en un almirez con retales de hierbas.

Decora las escamas de un pez

sobre una bandeja de plata.

Llueve agua salada y me moja la voz,

la mirada en ti, el viento tuyo.

Y luego sobrevuela el mar,

sin la penumbra de mi nombre,

fiel a la luz.

 

Mi poesía es una pared encalada

en la que voy colgando

tristezas dulzuras ausencias

nostalgia locura lluvia salada.

La risa de mi padre.

 

Tú.

 

Y, mientras se cubren de aire seco,

no fumo. No viajo a Tombuctú.

No tengo hijos.

No como sesos de cocodrilo.

 

 

(Fotografía de cabecera, Autor: Alberto Schommer)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.