AMARILLA, Autora: Ana Sánchez Huéscar

 

Lo acumulo todo:

 

Plumas de cisnes, elipses, arquitectura.

Voy por ahí adhiriéndome a las cosas,

absorbiendo relojes atrasados;

un charco con nubes en un día antiguo

que nos contiene, intactos.

Esquemas de la memoria,

el pasado que fue –que se fue– sin pertenecernos,

donde yo te quise, inventándome en tus ojos,

pidiéndole a la luz su voluptuosidad amarilla

para alargar mi estancia en tus pupilas,

al menos, unas centésimas de segundo.

 

Lo imanto todo:

 

La tristeza amarilla del violinista callejero

que me mancha de frío y de Bach

al pasar junto a él.

Que desgasta

mi óvalo de mujer sin rostro

y tersa las arrugas de su traje

mientras el cesto se llena de monedas.

Lucho por esquivar

el imparable curso de lo inminente

antes de que me pille desprevenida.

Huyo del presente que me aterra,

pacto con el siseo del viento,

con la risa amarilla de los geranios,

para poder ser anacrónica.

 

Lo recojo todo:

 

El rictus enfadado del niño que ha perdido su balón.

Los chicles pegados en el asfalto.

La espera inútil de los bancos vacíos.

Llevo los bolsillos llenos de átomos y de vestigios;

El cartero y sus buenos días… y en la panadería:

–Hola, una barra de pan, tengo los tres céntimos, gracias–.

Regreso con toda la carga pegada a mi cuerpo.

Vivo en el número dos.

Subo a casa.

 

Podría llenar las paredes de primavera amarilla

con solo sacudir mis brazos, colgar en los cuadros

los bostezos del tedio y vaciar

la espera de los bancos en el paragüero,

por si gotea nostalgia desleída,

de esa que moja de gris permanente y silencioso.

Pero solo coloco la barra de pan en la panera

y me bebo el charco nublado que nos contiene

con el anhelo de empaparme de ti…

antes de calentar la comida.

 

Tengo un hámster miedoso

que ha vomitado soledad amarilla.

Y le horroriza el sonido del microondas

porque piensa que es un terremoto de gente

arrebatándole el espacio mudo de la calma;

Su incertidumbre nunca cruzará

las rejas sin puertas de la jaula.

 

Espiral cónica y átomo de plata…

mis miedos nunca atravesarán

el umbral sin puertas de la vida.

 

En mi cabello, plumas de cisnes,

en mis dudas, elipses,

en mi caos, arquitectura.

Tarareo la música amarilla del violinista

y el hámster gesticula como el niño

enfadado que ha perdido su balón.

Creo que las nubes del charco

se me han subido a la cabeza

y te noto por debajo de la piel,

desde el otro lado, hormigueándome

con tus labios ebrios de algodón.

 

Lo almaceno todo:

 

Una invisible lágrima rodando

por un delgado rayo de lluvia

que ha preferido escaparse del sol

para convertirse en palabra…

reductos diminutos, mis palabras/

refugios apacibles, mis palabras/

espacios protegidos que no asustan…

 

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

 

El timbre del teléfono estalla en el aire

y el hámster se desmaya.

 

–¿Diga?

 

El futuro es el enigma.

Dorada incógnita que habita

entre los árboles con olor a mar.

 

Amar

 

Desde que soy amarilla,

no me gustan las estrellas.

 

 

(La fotografía de cabecera es de Felice Sharp.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.